3 FOCOS ROJOS EN LA SALUD MENTAL DE UN ADOLESCENTE

¿Qué esperar y qué no en los adolescentes? 

La familia es el principal grupo que debe estar alerta al comportamiento de los adolescentes y en las actuales circunstancias de cuarentena, es muy importante saber cuándo hay señales de alarma, que puedan incidir en la salud mental de uno de los miembros.

La pubertad y la adolescencia son etapas de desarrollo muy importantes para construir una identidad, donde se presentan muchos cambios mentales y físicos, aunque resulte extraño habrá comportamientos de esperarse como la rebeldía, la indecisión y emociones fuertes ocasionalmente, sin embargo, existen algunos puntos clave en los que es importante prestar atención para detectar focos rojos como:

Cambios drásticos y con una alta frecuencia en sus emociones, reflejados en su comportamiento

  1. Con un ánimo decaído acompañado de frases desesperanzadoras, pensamientos de muerte, los típicos “no tiene sentido vivir”, “nadie me quiere” o “desearía estar muerto” y conductas autolesivas como cortándose (cutting).
  2. Con un ánimo efusivo, impulsivo y con aires de ser invencibles traducido en beber en exceso, retar a la autoridad, querer estar hasta tarde en la calle o agredir a otros.
  3. En cuanto a la alimentación una excesiva ingesta de comida o una nula nutrición hablan de un conflicto importante.

¿Qué hacer al respecto?

Es normal experimentar emociones como la angustia y la preocupación por nuestro ser querido, ante un foco rojo es preferible tranquilizarnos con ejercicios de relajación, para así conservar la mente clara manteniendo un pensamiento alejado de la catástrofe y la culpa, esto con el fin de tomar una decisión asertiva, pues es una situación superable si es atendida apropiadamente.

Como primera solución optar por acudir a un profesional de la salud mental, la unidad, paciencia y constancia son factores benéficos para una afección mental, como medidas preventivas se recomienda mantener una comunicación asertiva, promover la gestión emocional y desde el amor convivir en familia.

Eduardo Conzuelo Hernández
Equipo de Psicología Cidhea

¿Tienes dudas?

En CIDHEA te pueden apoyar

CIDHEA facebook