4 Tipos de brechas educativas y cómo abordarlas

En algunas no te habías fijado

Cuando hablamos de brecha educativa, nos referimos a las diferencias de acceso, trayectoria, progreso y resultados educativos dentro del desarrollo infantil y juvenil.

Cuando consideras esta frase, ¿qué te viene a la mente? Desigualdad educativa, ¿no? Bueno, sí y no. De hecho, hay cuatro tipos diferentes de brechas educativas que la mayoría de las personas no suelen considerar cuando piensan en las desigualdades en la educación. Aquí hay cuatro formas comunes de brechas educativas (y cómo abordarlas).

1. BRECHA DE CONOCIMIENTOS

Una de las razones por las que los sistemas educativos no logran reducir la brecha educativa es porque no son capaces de brindar información. La información por sí sola no consigue nada, lo que necesitan los alumnos son acciones, saber aprovechar dicha información. Necesitan estos programas que los motiven de manera directa para su propio desarrollo. En México por ejemplo hay alrededor de 900,000 niños de comunidades rurales con cero años de educación preescolar por falta de apoyo. El primer paso para solucionar cualquier problema es tener conocimiento del mismo, por lo que tenemos que empezar a abordarlo tanto en México como en otros países del mundo.

2. BRECHA DE HABILIDADES

La práctica es lo que nos ayuda a desarrollar las habilidades que necesitamos para completar nuestro aprendizaje. Los maestros deben hacer un mejor trabajo al desglosar ideas complejas en lecciones pequeñas. Las habilidades se desarrollan a través de la práctica. A medida que los estudiantes aprenden, construyen modelos mentales de cómo aplicar su conocimiento, pero estos modelos deben reforzarse mediante la repetición antes de que se vuelvan realmente útiles en situaciones nuevas. Como tal, los docentes deben alentar a los alumnos a practicar lo que han aprendido en múltiples contextos hasta que se convierta en una segunda naturaleza para ellos. Estas habilidades no solo son importantes para el éxito escolar, sino también para futuras oportunidades de empleo.
En el confinamiento, estas habilidades se redujeron ostensiblemente.

3. BRECHA DE MOTIVACIÓN

La falta de socialización ha creado falta de motivación. De hecho, en un estudio sobre el desarrollo social de los niños, los investigadores encontraron que aquellos que estaban menos desarrollados socialmente también estaban menos motivados. Dado que los niños en edad preescolar se encuentran en un entorno rodeado de compañeros y comprometidos con los educadores, se les anima a actuar de manera más positiva. Por ejemplo, si un niño se porta mal durante la hora del círculo, sus compañeros lo confrontarán verbalmente hasta que cambie su comportamiento.

En casa, esto ha sido muy diferente. No puede reflejarse en sus pares. En muchos casos obtienen regaños que los confunden y no les indican el camino a seguir. Eso a la larga, se ha convertido en una crisis de mootivación.

4. BRECHA DE HÁBITOS

Esta es la causa más comúnmente mencionada de por qué los estudiantes no se desempeñan bien en la escuela. La disciplina se ha perdido en casa por la pandemia y se ha reintegrado a las escuelas, lo que hace que los estudiantes se retrasen y pierdan la motivación.

¿La solución? Disciplina simple y hábitos diarios repetitivos. Para solucionar la brecha de hábitos, es importante que los padres inculquen hábitos de estudio positivos desde el principio. También deben enseñar a sus hijos cómo responder adecuadamente cuando son disciplinados por un maestro o una figura de autoridad en la escuela.
Esta brecha se puede cerrar instituyendo nuevos procedimientos y cambiando los estilos de enseñanza en las escuelas primarias para que los estudiantes aprendan más que solo habilidades básicas, pero también se les enseñen técnicas de resolución de problemas.

#EncuentraEscuela
#MejoresColegios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WC Captcha + one = ten