“Berrinches o carácter fuerte: ¿Cómo diferenciarlos y no justificarlos?”

Hay días en los que no sabemos qué hizo que nuestro pequeñ@ se convirtiera en una pesadilla: está de mal humor, no quiere hacer las cosas, no obedece, grita, llora, tira cosas, las rompe…en fin. Muchas veces no sabemos si esas pequeñas “rabietas” se deben a que simplemente tuvo un mal día o así es su carácter. Ojo, en ninguno de los dos casos se debe validar esta conducta en nuestr@ hij@, pero debe ser diferente el acercamiento que tengamos para corregirla o moderar su temperamento. 

Entonces, ¿Cómo identifico si mi hij@ tiene un mal temperamento o simplemente está haciendo berrinche? Algunos de los rasgos que se pueden presentar en un niño con mal temperamento son los siguientes:

  • Chillar a los papás, a los amigos
  • Dar puñetazos contra la pared 
  • Rompiendo cosas y tirándolas al suelo
  • Dando portazos 
  • Golpeando a los demás 

Okay, pero estos también parecen rasgos de los berrinches, ¿no? Sí, es cierto, pero la diferencia radica en la situación en la que ocurre esto. Los berrinches son una respuesta fisiológica relacionada con la detección del peligro. Cuando un niño siente emociones como temor o ira, se detonan hormonas que producen estrés y el niño hace todo lo posible para “escapar” de esa situación. Por más que intentemos que nos escuchen, no lo conseguiremos, porque ellos están convencidos de que tienen que escapar del peligro y no se calmarán hasta dejar de sentirse amenazados. 

Por otro lado, cuando nuestro pequeño tiene un mal temperamento, estas “rabietas” serán momentáneas, serán como una chispa que reacciona ante un estímulo que los hará enojarse. Algunos niños son más sensibles a los estímulos negativos que otros y eso podría determinar si tienen mal genio. Si se enojan con facilidad cuando no obtienen lo que quieren, si permanecen enojados por un largo periodo de tiempo, incluso si presentan estos berrinches de manera continua por cosas que a nosotros pudieran parecernos “mínimas”, nuestro pequeñ@ puede tener un mal genio. 

En ambos casos es importante que como padres mantengamos la calma y ayudar a nuestros hijos a canalizar esas emociones negativas y autorregularse, mostrándoles que su mal comportamiento no va a hacer que consigan lo que quieren y que, tranquilizándose y reduciendo su frustración será más fácil actuar y resolver sus problemas.

Referencias:

Guiainfantil.com. (16/08/16). Niños con mal humor, mal genio y mal temperamento. Guiainfantil.com. 

https://www.guiainfantil.com/1427/ninos-con-mal-humor-mal-genio-y-mal-temperamento.html

Abramson. (26/10/20). Los berrinches de tus hijos tienen una explicación científica. Clarín. 

https://www.clarin.com/new-york-times-international-weekly/berrinches-hijos-explicacion-cientifica_0_yilzl0M_9.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *