Confesiones de un Estudiante: Las finanzas personales

Cuando éramos niños ahorrar dinero era fácil y tener una alcancía con $100 nos hacía sentir ricos. Esa primera vez que compramos algo con nuestro “propio” dinero nos hizo sentir independientes y empoderados, hasta que fuimos creciendo y nos dimos cuenta de que ni siquiera era nuestro dinero y que $100 se pueden ir en una salida al cine (si te conformas con la entrada y unas palomitas). Y para colmo, poco a poco las mesadas se van volviendo más pequeñas, ya sea porque los papás ya no quieren darnos tanto dinero o porque cada vez gastamos más, y tenemos que buscar la manera de ganar nuestro propio dinero. 

Puedo apostar que todos nosotros tenemos algún conocido que vende tuppers, productos de belleza, manualidades o algo de repostería y si alguna vez tú has vivido esa desesperación por el sentimiento de independencia económica, estoy segura de que también has vendido algo o hecho el intento por conseguir trabajo. Desafortunadamente, llega el punto en nuestras vidas en el que nos damos cuenta de que tener dinero propio para salir no es suficiente y tenemos que empezar a ahorrar pensando en el futuro, en nuestra vejez. 

Lástima que no existe una materia en la escuela que nos enseñe qué es el SAT, por qué hay que pagar impuestos y cómo rayos se supone que ahorre si el sueldo se me va a ir en todos los servicios que tendré que pagar. Como si no tuviéramos suficiente estrés ahora tendremos que pensar qué vamos a hacer cuando nos retiremos y ni siquiera hemos empezado a trabajar. Es frustrante y bastante preocupante, pero parece que para las escuelas es más importante que aprendamos un montón de fórmulas y cómo poner negocios ficticios a que entendamos cómo hacer para no padecer de escasez económica.  

Aunque no soy una experta por haber llevado una materia de finanzas y haber leído “Pequeño Cerdo Capitalista” (libro 100% recomendado si no tienes idea de lo que son las finanzas), aquí te dejo algunos consejos que ojalá te ayuden a disponer mejor de tu dinero y calmar un poco tu ansiedad

Ahorra desde tu primer sueldo 

O tu primer mesada, quincena o regalo de navidad. Puede que pienses que ahorita no es necesario, pero en un futuro esa alcancía con monedas de $10 pueden sacarte de un apuro. Además, ahorrar de poco en poco te ayudará a que no lo sientas como un robo a ti mism@. 

Pero…ahorra con objetivos

Ponte una meta: un viaje, un concierto, una consola, un vestido…lo que sea, pero ahorra con el objetivo de poder comprar algo, establece el monto, el plazo y cómo lo vas a hacer. Esto ayudará a que te sientas más motivad@. Y si de plano tu meta es pensar en un ahorro para el retiro, mejor aún, pero no te olvides de darte tus gustos y disfrutar de tu dinero, porque al final, lo ganas para ti. 

La tarjeta de crédito NO es una extensión de tu sueldo

No te confíes con los meses sin intereses, no utilices el crédito que te da el banco como si fuera tu propio dinero. Afortunadamente, no todo es malo, la tarjeta de crédito te ayudará a comenzar a tener un historial crediticio y (si eres puntual con los pagos) esto te facilitará el acceso a préstamos en un futuro. 

Cuando ahorrar no es suficiente…¡Invierte!

Ahora que ya tienes un cochinito choncho con moneditas, es momento de hacer algo con ese dinero (si es que no lo gastaste todo en tu meta). Inviértelo antes de que pierda su valor. 

Como estudiantes nos enfrentamos a una realidad donde el poco dinero que tenemos hay que repartirlo en muchas cosas y la única diferencia con la vida que tendremos al salir de la escuela es que habrá más dinero, pero también más responsabilidades económicas. Si te sientes igual de espantad@ que yo y quieres saber qué hacer con ese dinero que tenemos guardado en el cochinito, no te puedes perder nuestra próxima entrevista con Miguel Arias, un experto en finanzas que nos ayudará a responder algunas dudas sobre finanzas personales en nuestro Instagram @skolarmx. 

Link a la entrevista

https://fb.watch/2mhKDVZMCU/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *