El verdadero significado de Navidad: Más allá del Cliché

¿Cuántas veces hemos escuchado que en Navidad hay que dar alegría en vez de regalos?, que es una época de amor y paz y que debemos estar conscientes y agradecidos de todo lo que tenemos en vez de quejarnos por lo que no. Esta idea se ha vuelto tan comercial, que ya no relacionamos la Navidad con dar gracias por lo que hemos logrado este año, sino que se ha vuelto una época donde él/la que da el mejor regalo es la persona con más espíritu navideño. 

Desde pequeños nos acostumbran a que Santa Claus va a venir con un montón de regalos para nosotros y si el regalo no nos gusta, ni siquiera agradecemos por él, nos quedamos decepcionados y posiblemente ese regalo se quedará arrumbado en el clóset llenándose de polvo. Cuando crecemos es peor, porque somos los primeros en vender ese regalo y pensar que al menos fue útil para conseguir un poco de dinero. 

Regalamos por regalar y dejar de sentir la presión de llegar con las manos vacías porque “es época de dar” y se va a ver muy mal que no demos nada a nuestros amigos y familia, pero es diferente la intención de ese regalo cuando le ponemos un toque personal y no llevamos las mismas cajas de chocolates navideños todos los años para todas las personas y en casa terminamos con más de 5 cajitas de chocolate que no sabemos de quién son. 

Creo que es importante saber que este año es diferente y que Santa Claus llegará con menos regalos o con ninguno, pero si verdaderamente queremos mantener esa sonrisa en nuestros hijos, debemos ser los primeros en cambiar nuestra mentalidad, aprendamos a valorar que, a pesar de todo, seguimos juntos como familia y no hay mejor regalo de Navidad que ese. 

Para la familia y amigos:

No estoy diciendo que las cajas de chocolates sean malas, pero si le ponemos una pequeña tarjeta que diga “Feliz Navidad, de parte de…” esa cajita tendrá más que chocolates, tendrá una intención y un detalle que quizás las otras no y posiblemente esa cajita sea la última en ser abierta y la persona a la que se la demos conserve la tarjeta o al menos sepa de quién fue el regalo por el tiempo que duren los chocolates. Si esta Navidad no podemos comprar algo, regala algo que tú sepas hacer, una tarjeta, un postre, una manualidad…creo que esta cuarentena nos ha enseñado a hacer al menos una cosa que podría sernos útil para estas fechas y no hay nada con mayor intención y significado que un regalo hecho a mano. 

Para los hijos: 

Convierte los grandes regalos como consolas y aparatos electrónicos en regalos importantes como ver una película con chocolate caliente, hacer o comprar la comida favorita de tus hijos o simplemente preguntarles “¿Qué quieren hacer hoy?” y pasar tiempo con ellos porque sí, puede que sea cliché y que lo oigamos una y otra vez, pero hay que prestar atención y saber que el tiempo es el mejor regalo de todos. 

¡Felices Fiestas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *