Érase una vez…¿Cómo Fomentar la lectura en los hijos?

El tema de nuestro blog en esta oportunidad nos invita a comenzar con una historia, que por su puesto es una clara provocación a encontrar en la lectura la mejor cómplice entre padres e hijos. Contaremos con la guía de la Licenciada Yadira Hernández, docente de la sección secundaria del Colegio Nuevo Continente Metepec, quien nos contagia de su amor por la lectura.

Su texto inicia así: “érase una vez una niña hermosa, a la que daban baños de sol y le contaban historias. Mis tías Lila y Chita me narraban su vida mientras me hacían un pan con nata o mientras recorríamos el patio lleno de flores. A veces lloraban porque les ganaba la emoción o interrumpían la trama para servir café y fue ahí cuando me perdí de la lectura. A partir de ese momento, tuve hambre no solo de conchas, sino de libros. Me convertí en una devoradora, leía sin parar, podía ser una revista de vanidades, un libro sentimental, el libro vaquero de mi vecino o incluso la enciclopedia marxista a la que no le entendía nada, pero quería leer, engullía los libros que encontraba.

Así amé los libros de lectura de mi escuela. Con cuatro hijos y mil cosas en qué pensar mi madre hacía lo que podía con mis ansías de lectura, entonces aparece mi tío Sergio quien se convirtió en el hada madrina de mi apasionante amor por los libros.

En secundaria la lectura fue mi escondite y en mi forma de no seguir las reglas del profesor de español y que ironía con el pasar de los años sería yo profesora de la misma materia.

Ahí fue cuando descubrí que la lectura era mi mejor pasaporte para cualquier mundo, un arma contra las clases aburridas, contra los malos momentos, contra el tedio de las malas historias televisivas; luego, sería el plan b en las citas inconclusas, un tranquilizador en la larga espera en el banco, en un consultorio médico.

Acompaña la lectura de cuentos de tus niñ@s - Viva Leer COPEC

Mi lectura nunca ha sido obligada, ha sido un encuentro, un enamoramiento y como todo romance necesita un guiño, un momento especial.

En este aquí y ahora, en el que las redes se convierten en un distractor, debemos escuchar los gustos de nuestros lectores en potencia, conducirlos al asomo de esas otras vidas, historias y aventuras.

Seamos esos encantadores de páginas llenas de riqueza y amor por lo desconocido y por la imaginación, eso sí, no podemos mostrar la belleza de la lectura cuando no somos ejemplo de su ejercicio”.

Y colorín colorado esta provocación ha terminado.


Artículo cortesía de Colegio Nuevo Continente Metepec

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *