¿Eres una madre-padre sobreprotector?

Estos tiempos se han definido por una generación de padres que les evitan a los hijos experiencias que pueden sacarlos de su zona de confort.

Es normal que queramos darles lo mejor a nuestros hijos y que no queramos que sufran o que no sepamos cómo van a reaccionar ante las dificultades que trae la vida. Pero hay muchos padres que cruzan un fina línea invisible, que hace que la vida de los hijos se estropee, se vea mermada en su autoestima, o crecido su ego de maneras que después no serán funcionales en la sociedad.

Qué paradoja! Si lo que queremos es evitarles incomodidades, lo que les dejamos en su lugar es un legado inseguridad o agresividad que los acompañará mucho tiempo.

No esperes… toma el test para saber si ya pasas esa línea!


1.Cuando le digo que no a algo… NUNCA cambio de parecer. Es no y no.

  1. SI
  2. NO
  3. A VECES

2. Me pongo en contacto con el profesor para saber cómo va avanzando mi hijo/a

  1. SI
  2. NO
  3. A VECES

3.Me preocupo mucho si pienso que a mi hjo puede faltarle algo

  1. SI
  2. NO
  3. A VECES

4. No quiero molestar, ni pelear con mis hijos con las responsabilidades de la casa… no ayudan a nada, ni chiquitos ni grandes

  1. SI
  2. NO
  3. A VECES

5. No soporto que mi hijo me diga que no me quiere y hago todo lo posible para que esto no ocurra, por eso le suelo complacer en sus demandas

  1. SI
  2. NO
  3. A VECES

6. Aún antes de la cuarentena, yo le ayudaba con sus tareas y trabajos… así aprende mejor

  1. SI
  2. NO
  3. A VECES

7. Cuando mi hijo era pequeño, me alteraba mucho si lloraba… y hacía todo lo posible para evitarlo: lo cargaba, lo mecía, le daba lo que quería…

  1. SI
  2. NO
  3. A VECES

8. Cuando vamos con amigos, sé que mi hijo es el que mejor se porta y también el más inteligente

  1. SI
  2. NO
  3. A VECES

9. Castigo a mi hijo si se porta mal

  1. NO
  2. SI
  3. A VECES

10. Creo que cuanto más haga por mi hijo, más sentirá el amor que siento por él/ella

  1. SI
  2. NO
  3. A VECES


SI TUVISTE 7 O MÁS RESPUESTAS 1

Padre demasiado sobreprotector.

Eres claramente un padre demasiado sobreprotector, que desea controlar en todo momento los actos de su hijo fuera de casa pero mimándole demasiado cuando está contigo. No le dejas espacio para equivocarse y crecer, tampoco le das la suficiente responsabilidad que podría ejercer para su edad. Deberías exigirle más y no estar ten pendiente de “hacerle feliz”, a veces dejarles hacer lo que quieran es lo más cómodo, pues evitas las pataletas, pero un niño que está acostumbrado a tenerlo todo y a que sus padres le solucionen cualquier problema (en el colegio, con los amigos, etc.) a la larga sucumben ante cualquier dificultad. Deben a aprender a apreciar lo que tienen.

Padres sobreprotectores son aquellos que se pasan horas cavilando y preocupándose de sus hijos. No es necesariamente mimar a los hijos, es una implicación emocional intensa y excesiva y que, además, conlleva la necesidad de controlar al hijo. Todo esto lleva a una dependencia tanto de los padres hacia los hijos como de los hijos hacia los padres, aunque aparentemente pueda parecer una relación muy buena, a la larga puede traer grandes problemas para nuestros hijos, que se manifestará de forma palpable en su edad adulta con problemas de autoestima y personalidad.

SI TUVISTE 4-7 RESPUESTAS 1

Padre en equilibrio

Como padre intentas ser bastante equilibrado, conjugando lo mejor que puedes la protección de tu hijo pero sin perder de vista la necesidad que tiene de formarse como un individuo único y autónomo, capaz de afrontar las dificultades que le puedan plantear en la vida cotidiana. Dejas que se equivoque, para que luego sepa rectificar por sí mismo. Sólo a veces te dejar llevar demasiado por el paternalismo, y le das algún capricho más de la cuenta o le consientes más de lo debido. Para poder exigirles también hemos de exigirnos a nosotros mismos, el ejemplo que les demos ahora será fundamental para su futuro.

SI TUVISTE 0-4 RESPUESTAS 1

Padre algo despreocupado.

Eres un padre bastante tranquilo que deja autonomía a su hijo para que crezca lo más independiente posible. Tal vez incluso le permites demasiado en ocasiones. Aunque los niños deben aprender desde el primer día a ser autónomos y a saber tomar sus propias decisiones, tampoco estará mal un poco más de supervisión. De todas formas es mucho mejor esta actitud que la de demasiada sobreprotección. Verdaderamente una de las mejores herencias que podemos dejar a nuestros hijos es que sepan valerse por si mismos.