Imagina el éxito y lograrás alcanzarlo

Juegos de roles, juegos con autos y muñecas, historias, cuentos y todas estas cosas más que forman parte de esta etapa tan linda en nuestros pequeños tienen una cosa en común: La Imaginación. Es extremadamente importante que nuestros pequeños desarrollen esta capacidad y que no la pierdan, ya que esto les permitirá resolver problemas y enfrentar la realidad de una manera más creativa. Es importante reconocer la diferencia entre la imaginación y la fantasía: 

Fantasía: 

Surge de la función imaginativa del cerebro, esto quiere decir que surge de algo ficticio y no como una interpretación de la realidad. 

Imaginación:

Percepción y subjetividad que combinados crearán un ambiente percibido por el niño y con base en él, generarán historias, estilos y establecerán relaciones. 

Así es, la imaginación no sólo nos sirve para ser creativos y divertidos, sino que también es extremadamente importantes para definir quiénes somos y con quién nos relacionamos. De acuerdo con nuestra apariencia física, gustos y costumbres, nosotros creamos un estilo propio, imaginamos combinaciones de ropa que podrían verse bien en nosotros, creamos escenarios donde nos relacionamos con gente e imaginamos conversaciones que se adecúan a nuestra personalidad para “practicar” antes de que en realidad sucedan. 

La imaginación es una herramienta que permitirá a nuestros pequeños visualizar cosas para después usar su creatividad y llevarlas a cabo. Desde sus primeros años podemos empezar a notar y a incrementar su imaginación por medio de imitaciones de lo que pasa a su alrededor, posteriormente los juegos de roles donde los pequeños comenzarán a crear escenarios similares a su realidad para divertirse y en las últimas etapas de la infancia se presentará como curiosidad y motivación por hacer cosas nuevas. 

Aquí te dejamos algunas formas de potenciar la imaginación de nuestros pequeños y también de los que ya no son tan pequeños: 

  1. Juego: dinámicas familiares como búsquedas del tesoro, juegos de roles recreando situaciones reales, juego con muñecos, etc. 
  2. Lectura: nadie va a leer obligad@ y puede que los niños terminen odiando los libros si se les impone este hábito. Por esta razón es muy importante empezar con lecturas ligeras, acompañándolos y leyendo con ellos, incentivándolos a que imaginen los personajes, paisajes y situaciones para que poco a poco, las imágenes queden de lado y nuestr@ pequeñ@ cuente con su propia imaginación para visualizar el cuento en su mente. 
  3. Contar historias: Una vez que ya conocen la estructura básica de los cuentos y saben cómo inventar personajes y escenarios, pueden crear su propia historia, sin tener límites y dejar que las ideas fluyan. 

Tanto chicos como grandes necesitamos la imaginación en nuestro día a día y no debemos olvidar que más allá de la diversión y la inocencia, es una herramienta que nos ayuda a resolver problemas y a ser nosotros mismos. Celebremos a los que todavía son niños y démonos un momento para volver a serlo. 

Referencias:

Gutiérrez, A. (s.f.). ¿Cómo desarrollar la imaginación y creatividad en los niños?. El Heraldo de México. https://heraldodemexico.com.mx/estilo-de-vida/2020/10/8/como-desarrollar-la-imaginacion-creatividad-en-los-ninos-213194.html

Sánchez, A. (5/11/19). La imaginación en los niños: qué es y sus diferentes etapas. Eres Mamá. https://eresmama.com/la-imaginacion-en-los-ninos/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *