La lectura como proyecto de vida NC

El acto de leer es un don invaluable, es tan importante, que no sólo proporciona información e instrucción, también nos forma, educa; genera habilidades de reflexión, análisis, contraste, esfuerzo, concentración, nos vincula con otros universos, mundos y seres humanos lejanos y es siempre fuente inagotable de entretenimiento; desarrollar este don implica enamorarse.

Pero, ¿por qué sigue siendo un elemento “incómodo” dentro de los programas educativos? Muy sencillo: el éxito escolar no es el objetivo final ni único de la lectura, uno de sus propósitos fundamentales es establecer relaciones entre lo que está escrito, lo que se sabe y lo que hay que hacer; para ello es indispensable ir más allá del mero ejercicio lector, no sólo es interpretar y decodificar, involucra comprender, analizar, seleccionar y contrastar aquello que leo con todo lo que sucede a mi alrededor y percatarme del cambio en mi contexto.

Leer es un “hábito” que permite generar autonomía cognitiva, es decir que nos permite prepararnos y aprender por nosotros mismos el resto de nuestra vida, de ahí la necesidad de formar alumnos lectores y críticos, pues en palabras del crítico literario Juan Domingo Argüelles “Se aprende a escribir escribiendo, pero sobre todo leyendo y no leyendo cualquier cosa, sino a quienes saben escribir, porque por principio, saben leer” (2018) por esta razón es nuestra misión enseñarlos a diseccionar lo que leen y no sólo devorar libros sin ton, ni son.

La tarea lectora, no es exclusiva de unos cuantos, es una misión que involucra a todas las disciplinas y a todos los círculos donde el alumno se desenvuelve; leemos rostros, colores, emociones, sensaciones, olores, todo se conjunta para lograr una experiencia sensorial que genera en el cerebro un mundo infinito de posibilidades que alimentan la imaginación y nos permiten hacer suposiciones, en ese momento estamos haciendo una lectura de nuestro entorno, así que esta experiencia no es exclusiva de las letras; así inicia el camino para el proceso de la lectura que se lleva a cabo en preescolar, la tarea subsecuente es enamorar a los niños de sus primeras historias, aquellas que pueden relacionar con su entorno y con personas significativas para ellos, lecturas que les hablen de niños que viven como ellos y sienten como ellos para generar un vínculo que se hará fuerte para toda la vida.

Llegado el momento al alumno le interesarán temas de índole social, cultural y de crecimiento interno, los adolescentes disfrutan saber que fuera de su contexto hay otros mundos que están listos para recibirlos y ellos dispuestos a internarse en ellos, causas sociales que requieran de su ímpetu e incansable espíritu progresista. Sin embargo, no a todos se les enamora igual, no a todos les gustarán los libros, pero siempre se pueden buscar nuevas formas y formatos de lectura que promuevan las mismas capacidades de análisis a nivel cerebral que las que estimula un libro, algunos ejemplos podrían ser los cómics o las novelas gráficas; después de todo el mundo de las letras tiene espacio para todos.

Para NC inculcar y promover el gusto lector significa tener algo más que un pasatiempo que merezca los elogios de cualquiera, es garantizar el futuro de las generaciones que en este momento están preparándose en las aulas y donde sus docentes demuestran su amor por la lectura en todas sus disciplinas.

Redacción por el Colegio Nuevo Continente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *