Midiendo nuestras capacidades cognitivas

Retomando la definición del artículo introductorio de esta serie sobre altas capacidades, el CI (en español: “coeficiente intelectual”, o, tal cual habíamos visto, “cociente intelectual” cuando nos referimos al resultado numérico de ese tipo de tests), e IQ en alemán (curiosidad es que estas siglas nunca han correspondido al inglés): , habremos de entenderlo como el grado de actividad neuronal respecto al uso de las capacidades cognitivas de un individuo en específico, a fin de evitar polémicas innecesarias en cuanto a que si esta medición se refiere o no a la inteligencia directamente.

Existen diversos rangos medibles en la población general según esta clasificación cognitiva, los cuales transitan desde la normalidad hasta las sobre dotaciones (cuando un individuo califica muy alto en los tests) y, del otro lado del espectro, el retraso mental (si alguien resulta con cocientes demasiado bajos).

Antes de enumerar dichos niveles posibles es interesante observar que para gran cantidad de gente, estas pruebas resultan bastante confiables en tanto se usen con el fin de medir el retraso mental, pero, en los casos de las altas capacidades, las dudas sobre la veracidad de las mismas son constantes y hasta pesimistas.

Otro dato importante a enunciar en este momento es que actualmente existen 2 escalas de medición cognitiva: la de Stanford-Binet y la de Wechsler para adultos. Esto puede arrojar distintos resultados para una misma persona según el tipo de prueba aplicada, por lo cual resulta altamente recomendable realizarlos únicamente con especialistas. Los tests que se encuentran fácilmente en internet no funcionan pues pueden ser falseados por el participante o resultan incompletos en cuanto a sus observaciones.

Este artículo se ha extendido más de lo esperado, por lo que habremos de continuar con los rangos de mediciones de los tests de capacidades cognitivas en el siguiente de nuestra serie. Finalizamos aclarando que, según Simonton y David Wechsler, cuando hay una diferencia de 20 puntos de CI entre el emisor y el receptor en una conversación, no habrá un entendimiento pleno del tema tratado.

Alexandro Arana Ontiveros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *