¿No sabes qué hacer?


Esta situación de la pandemia, es un situación inédita, que nos confronta en muchos sentidos.
Pero probablemente el más significativo de los aspectos en que nos hace pensar y dudar, son los hijos.

¿Qué hacer con ellos?
Existe una percepción general de que las escuelas no están haciendo lo suficiente para que los niños aprendan…

Te tenemos una noticia: la educación desde hace mucho necesitaba un cambio, pero padres e instituciones éramos los últimos en notarlo. A nivel internacional llevan los agentes de cambio más de 15 años proclamando la necesidad de cambiar la estructura de la educación para estas nuevas generaciones.

Ahora con la situación actual, esta pandemia nos da un gran empujón a todos: padres, escuelas, autoridades Y SISTEMAS EDUCATIVOS. En el sentido de cuestionarnos qué es lo relevante, necesario y productivo en términos del aprendizaje.

Estamos siendo testigos de un avance increíble en la educación, y por supuesto estamos al inicio de ese cambio.

¿Te preguntas qué van a aprender tus hijos en clases en línea? ¿Que si es mejor no llevarlos?


Yo te pregunto: Cómo estás viendo que están evolucionando los trabajos?
Ahora los reclutadores en las empresas piden gente que aporte a las empresas solución de problemas, adaptabilidad, inteligencia emocional, trabajo en equipo, logro de objetivos, independencia… y muchas veces, en trabajo a distancia.

Eso es lo que van a aprender. 
A transformarse, a adaptarse. 
A saber resolver, trabajar y lograr objetivos aún en condiciones adversas.

Lo que tus hijos aprenderán en este año escolar, será fundamental para su desarrollo en esta sociedad también cambiante.

Para eso se están transformando las escuelas… hay un montón de nuevas tendencias, como GAMIFICATION, aula invertida, logro de objetivos, aprendizaje por áreas de interés… y la escuela privada lleva el liderazgo.

Es común que se piense que un año escolar sin clases escolarizadas ayudará a toda la familia en términos económicos, que facilita la vida… pero las consecuencias de atraso en adaptabilidad, disciplina y estructura, se verán en los siguientes años escolares… y también se verán en tu relación emocional con ellos a lo largo de más meses…

Si te interesa tanto la educación de tus hijos que has pagado escuelas privadas como filosofía familiar, ten en cuenta que puedes desperdiciar la inversión que has hecho en años anteriores, con un  año sin guía, sin hábitos firmes, sin estructura ni objetivos… y después, volver a empezar será más duro que mantenerse ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *