¿Regresar sin miedo? ¡Imposible!

Te compartimos otra de nuestras conferencias de la “Semana para encontrar escuela”. En esta ocasión, el psicólogo psicoterapeuta, Ricardo Ortega de Koena Psicología, nos acompaña en una plática que nos preparará para el regreso a clases presenciales, cómo estar listos para enfrentarnos a la nueva normalidad y, sobre todo, ayudar a nuestros pequeños a regresar a sus aulas sintiéndose seguros.

No es posible regresar sin miedo

La forma más sencilla de poder lidiar con esto es aceptarlo, reconocerlo, platicarlo y transformarlo. La posibilidad real que tenemos de vivir una condición tan fuerte como la que hemos estado experimentando sin necesidad de que tenga repercusiones es prácticamente imposible. Tenemos que aceptar el punto en el que esta condición de seres humanos nos hace vulnerables y susceptibles a todas las consecuencias que ha traído la pandemia consigo. 

Regresar a clases presenciales claro que implica una sensación de incertidumbre y un miedo para todas las personas, que podemos estar rodeadas de de niños o de chicos que están por regresar a un entorno en donde nos aterra pensar muchas cosas, la imaginación de pronto nos traiciona y la ansiedad nos hace pensar anticipatoriamente en muchísimas cosas que ni siquiera tienen por qué ser, pero claro como nos anticipamos y nos genera malestar entonces las damos por hecho.

La realidad es que no podemos humanamente alejarnos de estas condiciones en donde el miedo forma parte de algo racional y natural en nosotros. El miedo es muy útil porque sabemos que te aleja de peligros, te mantiene a una cierta distancia prudente de algo que sabes que te puede causar algún daño y el miedo entonces se vuelve funcional. Tener miedo en este momento, tener miedo en el momento en el que te dijeron que los chicos van a regresar a clases presenciales es algo completamente natural.

Aceptar el miedo que tienes, reconocer el miedo que tienes, incluso platicar con tus chicos sobre el miedo que pueden tener va a ayudar al punto de reconocimiento de saber a qué le tenemos miedo. Estamos omitiendo o suponiendo muchas cosas por nuestros chicos y no sabemos tampoco ellos qué piensan, asegúrate de saber qué piensan y en ese proceso de reconocimiento háblalo con ellos, ten la oportunidad de platicar para saber qué es lo que ellos piensan, cómo se sienten ellos, qué es lo que quieren y lo más importante ayúdalas, ayúdalos a transformar ese miedo. Si tú dejas que ese miedo permanezca en ellos entonces van a vivir en una constante de miedo, no estoy diciendo que el miedo va a desaparecer de ellos, estoy diciendo que el miedo no tiene por qué controlar su vida porque entonces la calidad de vida en cuestión perceptual decrementa considerablemente, alguien que está asumiendo que su entorno de desarrollo no está siendo el que el, que ella quisiera.

El poder de transformar ese miedo es lo que nos va a permitir que los chicos puedan salir a enfrentar una condición muy complicada que todos estamos experimentando. No puedes estar sin miedo, va a formar parte de ti el miedo reconocerlo, aceptarlo y trabajarlo es lo que nos va a ayudar a poder enfrentarlo. 

Practica nuevos comportamientos

El entrenamiento de las habilidades es lo que nos permite ir y poder exponerlas ante un ambiente que nos las exige. El que tus chicos y tus chicas tengan la práctica de comportamientos, práctica de comportamientos que antes no eran necesarios, que antes no formaban parte de su repertorio, pero que ahora sí, les va a permitir fluir de una mejor manera. Llevamos 18 meses encerrados en casa, hay chicos que verdaderamente no han salido más que contadas veces por necesidad apremiante y han pasado el resto de su tiempo en casa, ¿qué pasa hoy con esos chicos? ya no quieren salir, ya quieren quedarse en casa están más habituados a esta condición de confort porque les abruma el miedo, le sobrelleva su mente a pensar cosas anticipatoriamente, la práctica de nuevos comportamientos es en este ambiente confortable, en este ambiente seguro llamado casa podemos practicar una serie de comportamientos con los integrantes de la familia para saber cómo voy a funcionar en este nuevo mundo, cómo voy a funcionar en unas clases que no van a ser como las que yo estaba acostumbrada, que no van a hacer con con las personas, no voy a poder interactuar con las personas, como yo estaba acostumbrado.

Estas condiciones, los chicos tienen que asimilarlas, pero no porque tú adulto sabes cómo funcionan en tu ambiente laboral, tiene que funcionar así para ellos, no porque tú adulto entiendes como funciona en un supermercado, tienen que funcionar así para ellos. Ellos tendrán que practicar esta serie de comportamientos en el entorno en el que se van a desenvolver: cómo vamos a saludar, cómo nos vamos a despedir, cómo va a ser el uso de cubre bocas, cuánto tiempo la careta, cómo el gel, qué tipo de comportamientos le vamos a exigir a los que son los más pequeños; ¿tú piensas que un niño pequeño va a traer cubre bocas todo el tiempo? Claro que ahora como mamá lo primero que vas a hacer es ir y preguntarle a la escuela, si no es que ya se lo preguntaste, ¿Cuáles son las medidas de seguridad que van a tener para poder regresar los chicos a clases presenciales? 

Las escuelas tendrán su protocolo y quiero que pienses que las escuelas son de la escuela donde está tu hijo o tu hija es tu aliada, tú la elegiste, tú le estás confiando esa parte de educación. Bueno pues en ese proceso de confianza ayúdale, ayúdale, no solamente exijas en el proceso, ayúdale a poder generar cosas, ayúdale a que sientes a confianza, dale esa confianza, dale esa oportunidad, dale las herramientas para que también se den cuenta que están las familias apoyando esas decisiones. Acompáñate de su protocolo y entonces practica con tu hijo, con tu hija en casa, cómo va a ser el proceso, cómo te enseño yo aquí en este ambiente seguro, practícalo, hazlo, no lo digas, no se lo platiques, necesita saber cómo va a saludar a sus compañeros cómo va a saludar a su maestra, si va a ir con mucho miedo las cosas que debe llevar y cómo lo voy a hacer. 

Sé que para ti es un reto difícil porque tú no estás preparada pero nadie está. Estamos en ese proceso de aprendizaje y descubriendo todo esto en compañía. Acompaña a tus chicos a que aprendan estos comportamientos a través de la práctica, hazlo en tu entorno familiar, hazlo en ese núcleo seguro, date el tiempo porque lo que va a pasar si no lo practican los chicos, no lo van a saber hacer. Necesitan practicar. 

Controla lo que esté en tu control y lo que no, suéltalo

No vas a estar ahí todo el tiempo, confía en lo que le has enseñado. Tal vez eso es lo que te tienes que preguntar, tal vez es tanta tu ansiedad porque te das cuenta que estos chicos no tienen las habilidades necesarias para enfrentarse a lo que viene. Pues prepárala, prepáralo, qué vas a hacer si tú no estás ahí todo el tiempo y él o ella se tienen que enfrentar a la situación, estés o no estés. 

Si estamos hablando de chicos de primaria, después van a pasar a secundaria y algún día preparatoria y algún día a una Universidad y qué vas a hacer si ya están en la Universidad vas a estar ahí con ella como universitaria, vas a estar tomando las clases en secundaria, le vas a estar hablando por teléfono, recordando con mensajes. Necesitas soltar estas cosas que no están en tu control y permitirles a ellos este punto de experimentar el desarrollo de habilidades que ya practicaron. 

Date cuenta que te estoy diciendo: no suéltalos y sé negligente y que ellos hagan lo que quieran; estoy diciendo desde un inicio, no entres con miedo te estoy diciendo: desde un inicio práctica con ellos estas habilidades que van a ocupar, te estoy diciendo: suelta esto que ya no te depende de tu control, la decisión que estás tomando, la decisión que estás tomando al intentar controlar algunas variables y al hacer todo tu esfuerzo como mamá, lo que está haciendo es exponer al máximo tu potencial como mamá y cuando te des cuenta que hasta ahí ya llegaste y ya te sientes tranquila con lo que hiciste, hasta ahí lo demás suéltalo, hay muchas variables que tú no vas a poder controlar metafóricamente, si somos barquitos, si tú eres un yate sí yo soy un barquito, si tu hijo es una lanchita y estamos todos en el mismo mar, dime cómo podrías controlarle tú la marea, cómo podrías controlarle tú la lluvia, cómo vas a controlarle el viento. Eso no lo puedes hacer tú, tienes que enseñarle a cómo navegar cuando hay viento, cuando hay lluvia, cuando no hay viento, cuando hay un oleaje muy intenso. Tienen que aprender a hacerlo porque no puede depender de ti todo el tiempo.

Las condiciones ahora son adversas, las condiciones ahora son muy complicadas más complicadas y algo a lo que nunca nos habíamos enfrentado. Ya nos enfrentamos a una pandemia, nos pudimos sobreponer, ahora nos enfrentamos al regreso de una pandemia, necesitas darte la oportunidad, quitarles ese cristal y permitirles que experimenten, con tu compañía previa, con tu consejo previo, con la superación y afrontamiento de estos miedos en conjunto. 

El reflejo que tus chicos van a tener a la hora de interactuar será por lo que observan y ven en ti. Ayúdales, acompáñales, nada más importante que tiene ser más feliz por vida a la hora que decidiste, o la vida te dio la oportunidad de ser mamá o papá es justo eso: acompañar en la formación de otro ser humano, esa es tu labor más importante y en cosas como estas es cuando más tiene que salir a relucir todo lo que estás haciendo, que estoy seguro que todas las decisiones y todo lo que has hecho hasta este momento ha sido para el bienestar de ellos, ha sido para el bienestar de ellas. Sigue haciéndolo y ojalá que lo que te estoy comentando te pueda ser de utilidad para poder llegar al retorno de las clases presenciales sin tanto miedo, el que tú te puedas atrever a vencer tus miedos, solamente será barreras que podemos tener mentales para poder enfrentar las condiciones adversas, pero te vas a dar cuenta que del otro lado te vas a encontrar lo más sublime, que es ver a las chicas y a los chicos crecer. Si tienes miedo, no importa hazlo, hazlo con todo y miedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *